El refugio antiaéreo de Santa Margalida

En el recinto del antiguo monasterio de Santa Margalida, luego hospital militar y hoy Centro de Historia y Cultura Militar de Baleares se esconde una pequeña joya: un refugio antiaéreo de los años cuarenta. Empleando como base las dependencias de la antigua bodega del convento se acomodaron éstas para un pequeño refugio del Hospital Militar, formado por tres dependencias, una destinada a los heridos más graves, dispuestos en literas y con espacios para una compañía de guardia de cincuenta hombres. En la sala central tendrían cabida los mandos del hospital y algunos heridos capaces de deambular o quedar sentados en el suelo. El conjunto se completaba con un pequeño quirófano que estuvo equipado para realizar dos operaciones simultaneamente. Algunas ventanas permiten la respiración del conjunto, a través de los anchos muros, cercanos a los dos metros, que o bien daban contra las antiguas murallas o a un espacio más amplio, en cuyo caso se extienden en diagonal, para evitar la entrada de metralla en el interior del refugio. A continuación podeis contemplar algunas imágenes de este pedazo oculto de nuestra historia.

Escalera de acceso al refugio.

Acceso desde el interior.

Acceso a la dependencia de literas y cuerpo de guardia.

Dependencia de literas y cuerpo de guardia.

Espacios reservados para el cuerpo de guardia. Unos veinte centimetros por persona, lo justo para poder descansar el equipo.

Dependencia central. Al fondo el quirófano.

Soportes de la instalación eléctrica original.

Antiguo y moderno. Iluminación con velas y cámaras de seguridad.

 

Apertura de ventilación, donde se observa el ancho de los muros.

El quirófano desde la puerta. Escondido tras ella hay una pequeña sorpresa.

¡Se coló una bomba en el refugio!

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: